“La imagen científica ha de ser capaz de desvelar todo aquello que el ojo humano no puede ver”

Entrevista a Luis Monje, fotógrafo científico

Artículo | Diciembre 15, 2011 – 1:48pm | Por Raquel Torija 

 

Es único en su especie, al menos en lo profesional. Pionero de la fotografía científica en España, Luis Monje se ha convertido en un referente internacional para todos aquellos que se acercan a esta disciplina. Licenciado en Biología, responsable del Gabinete de Fotografía Científica de la Universidad de Alcalá de Henares, prestigioso formador en la materia y autor de varios libros, Luis Monje puede preciarse de ser uno de los pocos fotógrafos del país entregado al desarrollo de la ciencia y de la investigación gracias a las técnica más avanzadas en captación de la imagen.

Abeja-03b¿A qué nos referimos exactamente cuando hablamos de fotografía científica?

A todo el conjunto de especialidades fotográficas destinadas a conseguir imágenes para la Ciencia, la Industria o la Educación, que no pueden conseguirse con los sistemas fotográficos tradicionales.  La fotografía Científica no es una especialidad, sino un conjunto de especialidades que abarca unas 20 ó 25 ramas.

¿En qué momento llega uno a plantearse que quiere dedicar el resto de su vida a esta disciplina?

Posiblemente cuando lleva uno estudiando 2 o 3 años y empiezas a darte cuenta de que estás casi solo en este campo. Esa singularidad es un estímulo. Primero porque llega un momento en que empiezas a ser consciente de lo que sabes respecto a los demás, pero luego es precisamente por todo lo contrario: el conocer la vastedad de lo que aún no sabes es lo que te sirve de acicate para seguir estudiando. Llevo ya 25 años en esto y aún me queda tanto por aprender que empiezo a lamentar que la vida sea tan corta.

Actualmente es jefe de servicio del Gabinete de Fotografía Científica de la Universidad de Alcalá de Henares ¿Cómo es su día a día en el centro y que relevancia tiene para el mundo de la investigación?

Trabajo en la universidad de 8 a 15h, aquí las tareas son  de lo más variado pero depende mucho de las fechas. Igual fotografío especies nuevas de myxomicetes (unos honguillos de menos de 1mm) que autopsias en el hospital, además de dibujar mapas, ilustrar libros o salir a hacer un reportaje a algún laboratorio.

Luego están las épocas de congresos, en que no paramos de crear e imprimir posters o escanear imágenes.  La preparación de clases y conferencias o el escribir libros es un trabajo que hago luego en casa, por las tardes.

La fotografía científica es fundamental para el avance de la Ciencia y para la docencia.  Si meditas un poco te darás cuenta enseguida de que la Ciencia progresa realizando observaciones visuales: medidas, comparaciones, descripciones, etc., y en ese sentido, la fotografía ilustra todos esos procesos, a la vez que los fija como pruebas estables para su publicación. La imagen científica también ha de ser capaz de desvelar todo aquello que el ojo humano no puede ver.

¿Existen por tanto lo fenómenos invisibles?

Por supuesto. La capacidad de nuestra vista está limitada por muchos factores: porque el objeto sea muy pequeño (microscopía), porque tenga muy poca o demasiada luz (astrofotografía o fotografía solar), porque ocurra muy  rápido o muy lento (alta velocidad y time-lapse) o porque se precise una “luz” que no pueda ver nuestra vista (infrarrojo, ultravioleta, R-X, termografía, etc.)

Desde hace ya más de 20 años imparte cursos sobre fotomacrografía, astrofotografía, fotografía infrarroja, fotografía forense… ¿Cómo se prepara uno este tipo de clases?

Primero estudiando a fondo el tema hasta dominarlo por completo. Luego la preparación en sí misma consiste en ir trazando el esquema básico de la clase. Por lo general, trato que todos mis temas tengan una estructura común: antecedentes históricos, explicación comprensible de los fenómenos implicados, materiales y equipos, aplicaciones y utilidades, últimos avances, ejemplos y si se puede, preparo además unas prácticas. Luego busco información e imágenes en webs y libros, y si es posible, practico la especialidad y disparo fotos para ilustrarlo. Finalmente redacto el texto y preparo una presentación lo más atractiva posible.

Sin contar el tiempo de estudio, la preparación de un tema nuevo suele llevarme entre uno y dos meses porque son temas que nadie ha dado en España, hay que partir de cero y traducir decenas de páginas lleva mucho tiempo. Pero es un proceso que me encanta y cuando se concentra uno y avanza sin atascos, puede tirarse hasta 14 horas seguidas escribiendo.

¿Quiénes son sus alumnos?Craterium-aureonucleatum

De lo más variopinto. He tenido en una misma clase, hace muchos años, desde bedeles a catedráticos. En general, un 70% son científicos y técnicos especialistas en alguna rama de imagen científica, geeks o gente que relacionada con la ciencia y la tecnología. Suele haber también agentes especiales de la policía, guardia civil o ertzaina y fotógrafos con inquietudes que buscan aplicar técnicas científicas a sus trabajos artísticos.

En la fotografía científica no hay lugar a la improvisación, todo proyecto necesita más precisión y mucha planificación, ¿requiere por ello el profesional unas cualidades específicas?

Lo primero que se necesita es un gran dominio de la técnica fotográfica. Resulta importante también tener conocimientos científicos generales, especialmente de Biología, Óptica y Medicina. Como es una especialidad muy tecnológica, es fundamental estar permanentemente actualizado en cuanto a equipos, programas y nuevos descubrimientos, y tener un carácter muy detallista, ser un poco MacGuiver y contar con algo de sensibilidad artística y mucha imaginación.

¿Qué hace tan especial la fotografía científica?

Posiblemente su aura de misterio. Supongo que debida a la existencia de muchas ramas poco conocidas por su gran especialización. También por su posibilidad de desvelar lo invisible y por el prestigio que le da a estas ramas de la fotografía el ir del brazo de la Ciencia.

Fluorescencia-manzanoNo es un campo del que se hable habitualmente y en contadas ocasiones encontramos referencias en la prensa no especializada, ¿cómo está el sector en España, existe un interés creciente por este tipo de fotografía?

En general y tanto en España como en toda Sudamérica, las especialidades y sus técnicos permanecen aislados, como los Reinos de Taifas. Un 80% de los fotógrafos científicos son técnicos especialistas de diversos organismos oficiales, universidades y centros de investigación. Entre ellos hay muchos “funcionarios” para los que la fotografía científica se acaba a la hora de fichar y otros, que afortunadamente cada día son más, que aman su trabajo y buscan mejorarlo y actualizarse.

Mi objetivo durante los últimos 20 años ha sido aglutinar a estos últimos por medio de foros y listas de correo como Fotociencia. También he conseguido implicar a muchos de ellos en mis cursos de forma que expliquen y nos muestren su trabajo. Luego ellos se apuntan también a clases de otras especialidades y acaban encantados. Actualmente me relaciono o mantengo amistad con cerca de 200 especialistas de una veintena de ramas habla hispana.

Considero que un fotógrafo científico no solo ha de ser un técnico que se limite a pulsar unas teclas de aparatos más o menos sofisticados, sino que también tiene que contar con conocimientos, aunque no sean muy profundos, sobre el resto de las ramas, de forma que sea también un asesor de imagen científica allí donde trabaje. Son muchas las investigaciones en  España que podrían mejorarse si los científicos contasen con asesoramientos sobre las posibilidades actuales de la fotografía científica.

¿De qué imagen se siente más orgulloso?Ojo-hormiga

Como aquí todo evoluciona  tan rápido, casi siempre las mejores son las últimas que he tomado. Ahora estoy desarrollando sistemas de súper macro y estoy fascinado con los retratos de larvas o insectos de menos de un milímetro.

¿De qué proyecto ha obtenido resultados más inesperados?

Posiblemente fotografiando flores con luz ultravioleta. Estuve casi dos años trabajando en este campo, con el profesor Luis Brav

o de la Universidad de Oporto, para la Exposición del Año de la Ciencia que me encomendó el Jardín Botánico de Barcelona. Además de descubrir especies con extraordinarias marcas patrón en UV resultó que las flores de varias rosáceas y magnoliáceas tenían fluorescencia en sus anteras.  Ver una flor emitiendo luz en total oscuridad es impresionante.

Una fotografía por t

Fuera de la Ciencia,omar…

 la de la momia d

de Lenin. Lo intenté en los años 80, siendo aquello comunista, y acabé en comisaría. En Ciencia, creo que la foto imposible siempre será la que intentaré hacer mañana.

Si  la fotografía no se hubiera cruzado en su camino, hubiera sido…

Uff, la vida da tantas vueltas y pasé una juventud tan agitada, que me conformaría con seguir vivo. Ahora, cuando viajo por mi tierra, Guadalajara, y veo solitarios pastores de montaña perdidos en la niebla, pienso que mi trabajo solo lo cambiaría por el suyo. Pero del dicho al hecho, hay mucho trecho.

Sitio web de Luis Monje