“La Ciencia en televisión puede ser tan fascinante como la ficción”

Javier Trueba. Realizador de documentales científicos

Su vocación por reflejar la naturaleza nació viendo las películas de Félix Rodríguez de la Fuente. Fotógrafo, realizador y productor, Javier Trueba es uno de los cineastas españoles de documentales científicos más reputado. Tiene su propia productora, Madrid Scientific Films. Esta semana recoge, en Madrid, un nuevo galardón, el Premio Imagen que otorga la Sociedad Geográfica Española por su película “El misterio de los cristales gigantes”, con guión de Juan Manuel García Ruiz, investigador del CSIC que reside y trabaja desde hace dos décadas en Granada.

¿Cómo comenzó su interés por la realización de documentales científicos?

– Cuando era pequeño lo que me gustaba en realidad eran las películas de animales, como las de Félix Rodríguez de la Fuente y cuando me prestaron una cámara por primera vez tuve claro que eso era lo que me gustaría hacer. Si además le añadimos el aliciente del viaje, casi inevitable en este tipo trabajo, para una rata de ciudad como yo la tentación era demasiado grande.

¿Qué requisitos debe reunir un buen documental científico?

– Un documental científico debe ser fiel a la ciencia y apto para ser visto por el mayor número de personas, para eso se hacen, pero sin concesiones, es decir sin caer en el entretenimiento fácil y el sensacionalismo zafio tan de moda. Parece que los ejecutivos de las televisiones piensan que todos los espectadores somos retrasados mentales y es justamente al contrario.

El rodaje se suele desarrollar en entornos de un alto valor natural y científico ¿cómo se plantea el trabajo en estas condiciones?-

– Pues con respeto hacia los científicos con los que trabajo y a los lugares donde he tenido la suerte de trabajar, para mi obtener una buena imagen a cualquier precio no se justifica, para mi no vale todo. Prefiero no interferir y dejar que las cosas sucedan delante de mi cámara.

¿Dónde está el equilibrio entre la información científica, la divulgación y el entretenimiento?

– Eso es muy difícil, la mayoría de los investigadores bastante tienen con organizar su trabajo como para tener una preocupación más añadida a su investigación, me conformo con que me dejen trabajar con libertad. Yo me suelo adaptar a su ritmo de trabajo y esto suele ser un proceso muy lento, tanto que se necesitarían varis vidas para hacer un número razonable de trabajos. Lastimosamente creo que nuestro trabajo será muy considerado en el próximo siglo, no en el presente.

¿Cree usted que la ciencia está más cercana ahora a la sociedad que antes o todavía hay que seguir trabajando en este campo?-

– Si me habla de la sociedad española, en teoría ahora la ciencia tendría que estar más cercana, pero como cualquiera puede comprobar el panorama audiovisual de este país es penoso. Este campo es infinito y tan fascinante como la ficción, por poner un ejemplo, solo hay que crear los canales de distribución hoy inexistentes.-

Televisiones como la BBC es mundialmente reconocida por su amplia trayectoria a la hora de apostar por la divulgación científica en la televisión pública. ¿Cuál es la situación en España?

– No existe una tradición de servicio a la sociedad como en Inglaterra o Francia solo existe el sálvese quien pueda durante cuatro años, y a los cuatro años siguientes lo mismo, en un mercado desrregulado y sin ley, propio de repúblicas bananeras. Cualquier comparación con la BBC es un insulto a la inteligencia. Y no es una cuestión de dinero ya que aquí nos hemos gastado más de lo que valen las mundialmente aclamadas series de la BBC en hacer basura. Definitivamente la historia de este siglo de televisión no la escribiremos los españoles….

Atapuerca, Naica….son lugares excepcionales, con un valor científico muy importante. ¿Qué sintió cuando estuvo en ellos por primera vez?

– Con los años uno desarrolla un instinto especial para apreciar lo excepcional y solo ahora pasado el tiempo me doy cuenta de la suerte que he tenido al trabajar en estos lugares y de que no me equivoque al decidirme a trabajar en ellos. La primera vez que los conoces asustan, uno no sabe si puede abarcarlos en esta vida.

Su trabajo le ha llevado por todo el mundo, accediendo a sitios recónditos y algunos casi inexplorados. ¿Qué lugar, de todos en los que ha estado le ha impresionado más?

-Es triste recordarlos porque lo que más impresiona es la velocidad de destrucción masiva de la naturaleza del planeta, ya se trate de los bosques tropicales de Indonesia o Brasil, o de las matanzas de elefantes en África, etc, la lista es interminable y el tiempo para salvarlos se acaba.

Los cristales gigantes

El próximo día 28 de marzo recogerá un nuevo reconocimiento por “El misterio de los cristales gigantes”. Un documental de una belleza visual increíble, rodado en México, Chile y España, en las entrañas mismas de la Tierra. ¿Cómo fue trabajar en sitios tan inaccesible?

– Sin duda lo más duro era la combinación letal de temperatura y humedad, en 8 minutos perdíamos 2 litros de agua por lo que había que salir a hidratarse antes de que te desplomaras y empezaras a cocinarte en tu propio jugo. Con todo, acumulando minutos a lo largo de semanas conseguimos rodar lo necesario sin protección de ningún tipo.

¿Cómo se coordinaron los aspectos científicos por parte del director del proyecto, Juanma García Ruiz , con los aspectos más propios de una realización audiovisual, como por ejemplo, el guión, el montaje, etc.?

– El guión llevó muchísimo tiempo ya que había que dosificar muy bien la cantidad de información científica para no abrasar al espectador. JuanMa hizo un esfuerzo titánico en este sentido, porque es un científico de altísimo nivel, pero a la vez muy concienciado en llegar a la gente, hizo un trabajo brillante. El ritmo y el montaje también fueron muy creativos porque hasta el final del proceso no podíamos imaginar el resultado final. Fue un cóctel que resultó bien finalmente, pero muy difícil de preveer.

¿Cree que dar a conocer este lugar que ha permanecido inalterable durante miles de años puede ayudar a preservarlo?

– Es seguro que ha ayudado mucho puesto que las autoridades y la comunidad científica mexicana se han puesto manos a la obra en este sentido, pero desgraciadamente su conservación depende de factores costosísimos y esto está fuera del alcance de muchas instituciones como la UNESCO por ejemplo.

PERFIL

Que se decantara por la producción cinematográfica no es tan extraño en la familia Trueba donde dos de sus hermanos, Fernando y David, se dedican a lo mismo. Pero a Javier no le dio por la ficción sino por la naturaleza. Es autor de innumerables producciones científicas y divulgativas. Sus imágenes han sido portada de las revistas más prestigiosa: Nature, Science o The National Geographic. Forma parte del equipo de investigación de Atapuerta y cree que el espíritu de Rodríguez de la Fuente sigue vivo en divulgadores como José Luis Arsuaga y Juanma García Ruiz. Ha viajado por todo el mundo aunque no se considera un aventurero. Su próximo reto con la naturaleza es “intentar que me crezcan los tomates y pimientos en la huerta este verano y poder disfrutar de ellos con mi familia a la que debo el poder dedicarme a esta extraña y fascinante profesión”.